¿Cómo dejar o reducir el consumo de cannabis? Dejar los “porros”

Si crees que tu relación con el cannabis no es la adecuad, y quieres dejar de fumar porros, o  reducir su consumo, puesto que crees que estás realizando un abuso de esta sustancia que está interferiendo en tu día a día, lo más conveniente es  poder valorar con un profesional especializado como es tu consumo realmente, y ajustar un tratamiento adecuado a tus características.

El programa está diseñado por Zaida Egea, psicóloga especializada en adicciones y con más de dos años de experiencia en terapias individuales y grupales para abandonar o reducir el consumo de cannabis dentro de  asociaciones de cannabis, un programa piloto con unos buenos resultados publicado en una revista para profesionales de las adicciones.

El programa de intervención suele ser corto, siempre en función de la gravedad del consumo, y a grandes rasgos empieza con el denominado autorregistro de consumo para así  analizar objetivamente cuanto se consume, así como los estímulos asociados  entre otros factores. Se trabajan múltiples aspectos relacionados con el consumo como mítos relaciondas con la sustancia y técnicas de relajación y de higene del sueño. Este último punto es muy importante dada la gran asociación que tienen los consumidores, que suelen decir que si no consumen antes de dormir no consiguen concicliar el sueño.

Es una sustancia activa que se obtiene de la planta cannabis sativa. Las presentaciones más consumidas de esta droga depresora del sistema nervioso central son la marihuana (hojas y tallo secadas y trituradas) i el hachís (resina prensada). El cannabis o los “porros” son una de las sustancias ilegales más aceptadas socialmente y en la que hay más información contradictoria al respecto. El hecho de clasificarla como droga blanda es una atribución errónea, dado que en función de la predisposición de la persona consumidora puede  perjudicar seriamente la salud, entendiendo ésta como un estado de completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades, según la OMS.

Riesgos o efectos del consumo de cannabis

El consumo de cannabis puede incrementar el riesgo de padecer problemas respiratorios y cardiovasculares y diversas formas de cáncer. Como afecta a la atención y la coordinación, hace que aumenten las posibilidades de padecer un accidente laboral o de tráfico. Su uso continuado se asocia con el llamado sindrome amotivacional, el cual se caracteriza por apatía, frustración fácil, pérdida de eficacia al dessarrolar trabajos.

Síndrome amotivacional: el uso continuado y crónico de la marihuana se ha asociado con este síndrome, caracterizado por: apatía, frustración fácil,  falta de concentración, pérdida de eficacia al desarrollar trabajos, y una falsa idea de productividad elevada. También afecta negativamente en la memoria y la capacidad de aprendizaje. En algunas personas puede provocar crisis de ansiedad y, en caso de tener antecedentes familiares o una predisposición individual puede desencadenar trastornos depresivos, de ansiedad o psicóticos. En consumidores de dosis elevadas, afecta al aparato respiratorio con tos crónica y bronquitis, empeora los síntomas en personas con problemas de hipertensión o insuficiencia cardíaca, altera las hormonas responsables del sistema reproductor y de la maduración sexual y reduce la efectividad del sistema inmunitario.

Uso medicinal

El uso medicinal del cannabis es únicamente paliativo, y en caso de administración ésta ha de estar prescrita por un médico especializado y con un  seguimiento psicológico pertinente,  para realizar una intervención psico-educativa basada en la reducción de daños y la sensibilización. Hay que tener presente que el componente medicinal no es el THC sino el CBD.

Si consumes ten en cuenta

  • No mezclar con alcohol y otras drogas, los efectos pueden cruzarse y crear sensaciones y/o situaciones indeseables.
  • Si estás estudiando o trabajando, o lo vas a hacer, no lo consumas.
  • Si piensas que te ayuda a la concentración, es justo lo contrario, enlentece los procesos.
  • Si padeces o has padecido enfermedades cardíacas, respiratorias, hormonales o psicológicas… no lo consumas.
  • Si tienes menos de 18/21 años, los efectos son más graves.
  • Su tenencia o consumo en lugares públicos es ilegal y puede ser multado.
  • Cuando lo mezcles con tabaco, recuerda que también estás consumiendo nicotina, por lo tanto, evita apurar el “porro” hasta el filtro, sus residuos como con el tabaco, se concentran en el humo principal y en la colilla.

Nuestro tratamiento

E-adicciones dipone de profesionales especializados para que puedas dejar de consumir o reducir el consumo de cannabis. Un tratamiento online ambulatorio en donde se realizan tanto visitas invididuales como grupales, además de un seguimento por correo electrónico y otros dispositivos tecnológicos.

El perfil de nuestros pacientes son personas que no pueden o no quieren acudir a un centro ambulatorio presencial por diversos motivos, algunos de ellos son los siguientes:

  • Horarios. E-adicciones realiza visitas indiviudales incluso por la noche.
  • Desplazamiento. Personas que residen a una larga distancia del centro de tratamiento.
  • Anónimato.
  • Residentes en el extranjero pero que no dominan el idioma como para inciar una terapia.
  • Otros motivos.

Solicita información, primera visita gratuita para valorar su caso.

Más información Contacto