p style=”text-align: justify;”>Existen varias definiciones del concepto droga, no obstante la que consideramos más completa y a su vez más entendida es la que sostiene la Organización Mundial de la Salud, la definición es la siguiente:

Es toda sustancia que introducida en un organismo vivo por cualquier vía (inhalación, ingestión, intramuscular, endovenosa), es capaz de actuar sobre el sistema nervioso central, provocando una alteración física y/o psicológica, la experimentación de nuevas sensaciones o la modificación de un estado psíquico, es decir, capaz de cambiar el comportamiento de la persona, y que posee la capacidad de generar dependencia y tolerancia en sus consumidores.

Por lo tanto no solo la marihuana, cocaína, pasta base, éxtasis, o heroína son drogas sino también lo son el alcohol, el tabaco, la cafeína, y algunos fármacos. El concepto de droga entonces se refiere a que la modificación puede ser perjudicial o beneficiosa para el ser vivo, y que depende del tiempo de administración y de la dosis, y de las características del propio ser.

Para que una droga sea considerada como tal tiene que cumplir las siguientes condiciones:

  • Ser sustancias que introducidas en un organismo vivo son capaces de alterar o modificar una o varias funciones psíquicas de éste (carácter psicótropo o psicoactivo).
  • Inducen a las personas que las toman a repetir su autoadministración por el placer que generan.
  • El cese en su consumo puede dar lugar a un gran malestar somático o psíquico (dependencia física o psicológica)
  • No tienen ninguna aplicación médica y si la tienen, pueden utilizarse con fines no terapéuticos.

Clasificación teniendo en cuenta el efecto principal de la sustancia, así como la perspectiva clínica y farmacológica.

Depresoras Opio y derivados.
Hipnóticos, sedantes y tranquilizantes.
Alcohol.
Estimulantes Coca / Cocaína.
Cafeína / Teína.
Anfetaminas y derivados.
Tabaco.
Psicódelicas LSD.
Peyote / Mescalina.
Hongos alucinógenos.
Compuestos sintéticos alucinógenos.
Cañamo y sus derivados.